Inicio » Blog » Innovation Sandbox

Innovation Sandbox

lunes 13/08/2018

¿Qué hace una gran empresa en el caso de un proyecto fallido? Repuesta: la decapitación rápida y eficiente de la gerencia responsable por el proyecto.

¿Es recomendable actuar de la misma manera en un proyecto de innovación? Hay proyectos de innovación con poco riesgo como la compra y/o implementación de una tecnología innovadora pero comercialmente probada. Representa poca incertidumbre y una alta probabilidad de éxito. Sin embargo, la creación y la comercialización de un nuevo producto en un nuevo mercado lejano al core-business probablemente no resulta exitosa la primera vez y seguramente habrá que mejorar el diseño, la producción y la comercialización del producto en varios ciclos. Son exactamente estas innovaciones que pueden generar retornos extremamente altos.

El proceso de reiterar, aprender cuales son los factores importantes, cambiando diseño, implementación y mercado, exige paciencia y recursos de parte de la alta gerencia y perseverancia, creatividad y energía de parte de líder de la innovación. Para la empresa es complicado manejar procesos largos con muchos fracasos porque va en contra la cultura. ¿Cómo resolver esta resistencia? Empresas mas progresistas tratan de establecer una cultura que permite el fracaso y lanzan una campaña interna que tiene que convencer a sus trabajadores que pueden fallar en los proyectos de innovación, incluso implementan un premio de la mejor idea fallida. Sin embargo, hemos visto muchos ejemplos donde eso no es suficiente: no se puede deshacer, con una campaña interna, una cultura que ha existido por décadas. Las contra-indicaciones de una alta gerencia que castiga a jefes o trabajadores que fallan de una u otra manera, no fomentan la innovación; nadie con ambición esta dispuesto a asumir el riesgo de terminar su carrera de manera prematura.

El Innovation Sandbox

Sandbox (arenera en Ingles) es un lugar donde los niños juegan con arena y dan forma a sus sueños de manera rápida y con poco esfuerzo. Además, es un área segura y el riesgo de lesiones es limitado. El mismo concepto se utiliza en el desarrollo de software donde, para testear una nueva versión de algún programa, se hacen pruebas en un entorno limitado y bien controlado, o sea, en un Sandbox. A partir de estos conceptos, nace una nueva área llamada el Innovation Sandbox (o ISBX).

“Es necesario crear un área nueva y aislarla con fronteras impenetrables, de manera que la cultura corriente de la empresa no rija dentro de ésta.”

Una empresa que quiere fomentar innovación del tipo riesgoso e incierto debería crear un ISBX. Se trata de un espacio dentro de la empresa, pero con otras reglas y procesos, donde uno entra como héroe y sale como héroe, independiente del resultado de su proyecto. Dentro esta zona, las reglas promueven la velocidad, por lo tanto, los procesos internos deben funcionar a una velocidad mucho más rápida (10X, 100X) que en el resto de la empresa. Los incentivos para los participantes son participaciones en equity (o similares) y por eso potencialmente mucho más grandes que en el resto de la empresa.

El ISBX no puede depender de servicios brindados por las otras áreas de la empresa como RRHH, contabilidad, compras y logística, legal, etc. Estas áreas transversales funcionan bien para el core-business de la empresa, pero no tienen el conocimiento, los contactos, la cultura y la velocidad necesaria para apoyar adecuadamente al ISBX. Para obtener este apoyo especializado, se contrata estos servicios con empresas externas. En ecosistemas de venture capital maduros, es fácil encontrar estas empresas especializadas, sin embargo, en países o regiones con el ecosistema de startups poco desarrollado, puede ser un problema.

En el ISBX los proyectos se financian con capital interno o externo, pero según las reglas del venture capital: hay rounds de sucesivos incrementos de capital y, en el caso que se agote el capital disponible, se termina el proyecto sin escándalo. Es fundamental que el innovador salga con su reputación intacta. De lo contrario ¿qué aspirante-innovador de la empresa tomará el riesgo en un proyecto futuro? Finalmente, el innovador que, después de un proyecto fallido, se atreve a regresar para implementar una nueva innovación, será un líder mejor preparado con más experiencia, más resiliente y perseverante.

Lode Verdeyen – CEO ENGIE Factory. 

Innovation Sandbox

Difunde este artículo